Esa mujeres tan abnegadas...

Esa mujeres tan abnegadas...
... las madres

domingo, 11 de mayo de 2014

El desalojo



―¡¡Jolín, qué bien se está aquí!!
―¡¡ Qué bañera más alucinante!!
El agua está calentita. Tengo espacio suficiente para moverme. ¡Anda qué no! Si puedo darme hasta volteretas dentro de ella.
―¡¡ Me pegaría toda la vida así!!
Lo malo es que tendré que ir pensando en salir de aquí. Dentro de nada ya no cabré, me haré más alto, más gordo... No podré ni revolverme (vamos darme la vuelta será poco más que impensable).
―¡No sé qué pasa!
Últimamente noto como si las paredes se quisieran estrechar, como si hubiesen decidido hacerme prisionero en mi propio zulo. Siento que se vuelven de acero, ¡me aprietan!
―¡Socorro! ¡Se convulsiona todo!
Noto mucho nerviosismo fuera de éste habitáculo húmedo que ya es realmente pequeño y estrecho para éste cuerpo tan rellenito que tengo.
―¡Ostia! ¿¡No será un terremoto, o un maremoto, o un tsunami!? (O como se diga).
―Pero, ¿qué carajo pasa ahora?
¡Vaya, vaya, lo que faltaba, alguien ha robado el tapón de la bañera! ¡¡Me quedo sin agua!! ―¡¡No tié guasa ni na la cosa!!
Y yo, que quería estar eternamente en remojo... ―¡¡NO QUIERO SALIR!!
Oigo gritos, suspiros, jadeos furiosos, y algo semejante a palabras de ánimo.
¿Será una carrera o algo así??
―Pero… ¿qué puñeta está pasando ahora?
Esta pila va aplastarme, me empuja, me presiona desde los pies y me obliga a ponerme de cabeza hacia el desagüe que ya no tiene tapón, y por cierto que el agujero se está haciendo enorme. ¡Estoy asustado perdido!
Alguna histérica está gritando y resoplando, y lo más chocante es que cada vez que respira (más bien diría gruñe), más apretujado me siento.
―¡¡ Ay. Ay, que me estrangulan!!
―Tened piedad de mí, que estoy aquí dentro.
Llevo más de nueve meses dentro, en éste mi líquido, en total oscuridad, durmiendo al son del tac tac del corazón.
―¡¡ NO QUIERO SALIR!! ¡¡ TENGO MIEDO!!
¡Alguien vuelve a  gritar!, ¿qué estará pasando?
―¿Pero será verdad, que vienen a desalojarme? Y sin contemplaciones…
―¡Pobre de mí!
Yo aquí dentro estoy bien…, más seguro.
Allá afuera hay mucha luz, mucho ruido, muchas voces
―Dejadme quedar aquí, aunque sólo sea por nueve meses más, ¡¡ por favor!!
― ¡No hay manera de que alguien me escuche!
―¡Ostia! Pues, nada, qué se han emperrado en echarme fuera y ya tengo la cabeza fuera.
―¡¡ QUÉ ME SACAN POR HUEVOS!!
Esto se acaba, me veo en la calle dando vueltas al sol…
―¡Nada! No he podido hacer nada...
Como me gustaría poder decir: ―Ahora se van a enterar estos de quién soy yo. Ahora soy yo el que va a berrear, y el que se queje. Ja ja ja. ¡Pobrecitos! ―Pero no soy capaz de articular palabra.
Aunque bien mirado, tampoco estoy tan mal…
―Pero, ¿qué es esto? Estoy pringado hasta la médula de sangre, y no es mía. ¡Eh! ¿De dónde ha salido?... ¡¡¡Ay. ay ,ay!!!
― ¡Qué asco!...  Pero… ¿de quién será?
Y para colmo de males estoy arrugadísimo (no me extraña tanto tiempo en remojo, era de esperar que algo así ocurriera)
¡Y aun así echo de menos el agua!
―¡Ah!, y ahora me lavan, ¡qué guay!
―¡Mira!, si me arropan con algo oscuro, ¡y qué raro huele!...
Pero lo que yo quiero es a mi madre, su calor, su cariño, el “tac― tac” de su corazón.
―¡Por fin! Estoy en el regazo de mi madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada